Logo Algesal
VolverVer más publicaciones
Background - Algesal blog

Las lesiones más comunes al hacer deporte y cómo evitarlas

La práctica deportiva es fundamental para mantener en buen estado nuestra salud corporal, pero también es cierto que está sujeta a la posibilidad de sufrir lesiones de distintos tipos, ya sean a nivel muscular, óseo, articular o de ligamentos y tendones.

En cada tipo de deporte, y en cada práctica en particular, se pueden producir distintos tipos de traumatismos o contusiones, gestos o movimientos inadecuados, sobreesfuerzos, etc. Y, todos ellos, son susceptibles de provocar lesiones de distinta gravedad.

La mayoría de las lesiones que se producen se deben a factores como no calentar correctamente antes del entrenamiento, no estirar una vez el entrenamiento ha finalizado, una mala práctica no asesorada por un profesional, un ejercicio de intensidad excesiva para las características personales de quien lo realiza o un accidente.

Las lesiones deportivas más frecuentes
  • Los calambres son espasmos o contracciones súbitas del músculo, que se acorta durante unos segundos, normalmente provocado por una hiperactividad o sobreesfuerzo del mismo durante la práctica deportiva. También influye el nivel de hidratación de la persona al realizar el ejercicio físico. Si se está realizando un esfuerzo intenso y no se está bien hidratado, lo más probable es que el calambre se produzca. Los calambres producen un dolor intenso que suele desaparecer al cabo de unos instantes. Si se sufre uno, se debe parar la práctica deportiva, estirar la zona y realizarle un ligero masaje.

  • Desgarro muscular

    Un desgarro muscular es una rotura de las fibras de las que está compuesto un músculo que provoca un dolor intenso y localizado. Su gravedad varía en función de la extensión y el número de fibras desgarradas en la lesión. Cuando se produce una rotura muscular completa, el dolor es agudo y el músculo se inmoviliza, siendo imposible moverlo. Este tipo de lesión puede producirse por un mal gesto que obligue a contraer el músculo de forma brusca o por un fuerte golpe.

  • Tendinitis

    Las tendinitis son roturas en el tejido tendinoso que provocan inflamación en el cuerpo del tendón, dolor y pérdida de movilidad en la zona afectada. Este tipo de lesión suele extenderse durante un largo periodo de tiempo y puede darse en cualquier práctica deportiva. Las zonas más comúnmente afectadas por la tendinitis suelen ser las muñecas, el talón, el codo y el hombro.

  • lesion de muñeca lesion de pie
  • Esguinces

    El más frecuente durante la práctica deportiva suele ser el de tobillo, cuando se produce un movimiento brusco del pie que tensa los ligamentos. El síntoma principal es un dolor agudo en todo el tendón que se intensifica al mover la zona. En ocasiones, pueden aparecer hematomas. Se da principalmente en aquellos deportes cuya práctica requiere fuertes impactos de los pies sobre superficies duras o inestables. Los esguinces pueden ser de distinta gravedad dependiendo del nivel de rotura de los ligamentos: leve cuando se producen microroturas; medio o moderado, cuando se produce una rotura parcial; y grave, cuando la rotura de los ligamentos es total.

  • Fracturas

    Las fracturas son roturas parciales o totales de un hueso, la lesión más grave de las hasta ahora mencionadas. Durante la práctica deportiva, se pueden producir fruto de una caída, accidente o actividad excesiva e intensa prolongada durante el tiempo. En este caso, se requiere la inmovilización total del hueso afectado y, si la fractura es grave, incluso se puede llegar a necesitar una intervención de tipo quirúrgico.

Cómo prevenir las lesiones

Hay muchos factores que no se pueden controlar a la hora de hacer deporte para no sufrir una lesión pero, si sigues los siguientes consejos, la probabilidad de que sufras alguna de ellas durante la práctica de ejercicio será mucho menor:

  • Realizar un buen calentamiento previo.

  • Realizar una sesión de estiramientos al acabar el ejercicio.

  • En caso de estar empezando a realizar ejercicio, incorporarse de forma progresiva y, si es posible, bajo la supervisión de un profesional.

  • En caso de sentir dolor muscular, local o articular tras la realización del ejercicio, realizarse un masaje con un una pomada o espuma con efecto anestésico para el alivio de los síntomas.

14 DE MAYO DEL 2019

También te puede interesar

Volver arriba